Un sueño personal mantenido día a día. El espíritu de una familia

En ocasiones el esfuerzo, el trabajo, la espera y el atrevimiento se ven recompensados. Vallobera es el resultado de este conjunto, un proyecto personal e ilusionante dedicado a crear vinos absolutamente únicos.

El gran mérito del proyecto se encuentra en la tierra

Desde el principio nuestra gran apuesta fue la viña. Las plantaciones propias que pasaban de los 50 años de antigüedad, poco a poco irían sumándose a nuevos terrenos elegidos con visión de futuro, optimizados posteriormente al tipo de uva que albergarían. La base de nuestros vinos se encuentra en la idoneidad de cada parcela. Sus propiedades marcan la posterior elaboración de nuestra gama de vinos.

La tradición unida a la modernidad

Siempre nos hemos preocupado por mantener el equilibrio entre la herencia recibida y los nuevos y tecnológicos tiempos. Olvidar todo lo heredado sería un error mayúsculo y no aplicar avances y técnicas modernas lo sería también. En un mundo como el del vino donde participan tantos actores y cuyo guión es tan imaginativo, debemos prestar la máxima atención a lo pasado y adivinar lo futuro. Sólo así se logra el éxito… o al menos se intenta.